Evita enfermedades sexuales cuando te atiendas con tu kine favorita

La verdad, aunque tener relaciones sexuales, pueda ser muy sabroso y placentero, realmente con ellas, llegamos a tener cierto tipo de riesgos, desde correr con una lesión, hasta salir herido emocional, mental o físicamente.

Y por supuesto, también podemos llegar a obtener una enfermedad de transmisión sexual, sino llegamos  a cuidarnos adecuadamente.

En el caso de las kinesiólogas, aunque ellas se comprometen con sus clientes, a realizarse un chequeo rutinario, para diagnosticar enfermedades de transmisión sexual, la realidad, es que muchas veces, se puede llegar a incurrir en el error de conocer, que se posee la enfermedad y no informarle al cliente.

Por esa razón, es muy importante, que nosotros como clientes y prestamistas de los servicios de las bellas kinesiólogas, tomemos por nuestra propia cuenta, los métodos de prevención adecuados, en estos casos, pero antes, conozcamos un poco más sobre las enfermedades de transmisión sexual.

Evita enfermedades sexuales cuando te atiendas con tu kine favorita

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Las enfermedades de transmisión sexual o infecciones de transmisión sexual, son padecimientos, que pasan de un cuerpo a otro, por medio de lo que fue un contacto sexual.

Las mismas pueden alojarse, ya sea en la vagina, boca y/o ano, y todo incurre con compartir fluidos, con cualquiera de estas 3 partes. Aunque también es conocido, que se pueden adquirir por medio de otro tipo de contacto, físico, intimo.

Esto, es porque existen enfermedades como Herpes y Gonorrea, que solo necesitan un contacto, de piel con piel.

¿Las causas de las enfermedades de transmisión sexual?

Existen, 3 causas registradas medicamente, que pueden explicar, por qué se llega a obtener una enfermedad, de transmisión sexual y esas son por bacterias, virus y parásitos.

Los mismos, se llegan a alojar, dentro del área específicamente afectada, haciendo, que la misma pueda ser propagada infectando a otras personas, que lleguen a estar en contacto directo con ellas.

¿Quiénes se ven afectados por las enfermedades de transmisión sexual?

La verdad, es que este tipo de enfermedades, se llegan a presentar, tanto en mujeres como en hombres, aunque es bien sabido, que a las mujeres les afecta más, mayormente, si las mismas se encuentran en estado de embarazo.

Así que si eres un chico, que va a tener relaciones sexuales con tu kinesióloga, pero no utilizas los medios adecuados para protegerte, a parte tienes esposa, a la cual tal vez esté embarazada o no, debes conocer que quedará en tu total responsabilidad, si ambos llegan a adquirir una enfermedad de transmisión sexual, por eso debes tener la correcta protección para ello, por ti y tu familia.

¿Cuáles son los síntomas de las enfermedades de transmisión sexual?

Normalmente, estas enfermedades, no presentan síntomas o algunos son síntomas muy leves, por lo mismo, es posible que alguien se pueda infectar y no notarlo, sino meses después de tenerla, entre algunos de los síntomas más comunes, se pueden detallar, los siguientes:

  • Secreción inusual del pene o la vagina
  • Llagas o verrugas en el área genital
  • Micción frecuente o dolorosa
  • Picazón y enrojecimiento en el área genital
  • Ampollas o llagas en o alrededor de la boca
  • Olor vaginal anormal
  • Picazón, dolor o sangrado anal
  • Dolor abdominal
  • Fiebre

¿Cómo ser diagnosticado por tener una enfermedad de transmisión sexual?

Si eres una persona, que regularmente tiene actividades sexuales, sobre todo sin protección y con una kinesióloga, necesita estarse realizando una prueba constantemente, esto es sumamente importante, ya que como habíamos mencionado antes, algunas de estas enfermedades no poseen síntomas.

En ese caso, para el diagnóstico, mayormente se solicita un examen físico o uno microscópico, sacando secreciones, ya sea de una llaga, ya sea en la vagina, pene o ano, los exámenes, también pueden ser por medio de muestras de sangre.

¿Cómo debo proceder si conozco, que tengo una enfermedad de transmisión sexual?

Evita enfermedades sexuales cuando te atiendas con tu kine favorita

La verdad, es que lo mejor es que informes siempre, a las parejas con la que has tenido encuentros sexuales, ya sean las kinesiólogas, una amiga o novia casual, con las cuales también tienes sexo.

Esto porque también es importante, que ellas se realicen las pruebas requeridas, para que posteriormente siga el propio tratamiento adecuado, a la enfermedad, que poseen actualmente.

En ese caso, siempre es mejor, buscar el momento adecuado para comunicar dicha noticia, no sea que la otra parte, lo tome de una forma incorrecta.

Además debes conocer, que legalmente no existen muchas posibilidades, de denunciar o demandar, por ser enfermado ya sea por una kinesióloga o persona común, por eso lo mejor siempre es prevenir, antes de caer, en una de estas enfermedades.

¿Cuáles son los tratamientos para las enfermedades de transmisión sexual?

Si lamentablemente, no tuviste la sana protección y por una cuestión de mala acción, o del destino, adquiriste una enfermedad de estas, debes que conocer, lo siguiente.

Para las enfermedades de trasmisión sexual, causadas ya sea por parásitos o bacterias, se pueden llegar a tratar con antibióticos, los cuales el médico, te dirá cual dosis y que tan seguidamente debes tomarlos, en cambio, los que son causados por virus, debes conocer que estos no tienen cura alguna.

Sin embargo, pueden los medicamentos, ayudar a reducir síntomas y riesgos, no solo de propagar la infección, sino de alargar la vida a su máxima expresión.

¿Cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual, estando con mi kinesióloga?

Evita enfermedades sexuales cuando te atiendas con tu kine favorita

Como ya te habíamos mencionado, estas enfermedades, pueden estar incluidas en el cuerpo de las personas, que llegan a tener relaciones sexuales con regularidad.

En ese caso, es evidente, que alguna kinesióloga en cierto punto, del cumplimiento de su trabajo, puede llegar a adquirir algunas de estas enfermedades.

Por eso mismo, es necesario, que al estar con una kinesióloga, se tomen varias precauciones, entre ellas, el preguntarle abiertamente si ha tenido, o está en conocimiento de tener una enfermedad de transmisión sexual.

Además, de que si eres un cliente recurrente, de una kinesióloga en específico, puedes instruirla y ayudarla, para que ella misma se dirija a su médico de confianza, regularmente para descartar dichas enfermedades.

Por último, pero realmente lo más importante, es que siempre deben de usar medios de protección, en cualquier contacto sexual que tengan, en ese caso hablamos del condón.

Ya que el mismo, puede prevenir, el tener un contacto directo, con áreas afectadas.

También, si ya se posee el conocimiento, de que tu kinesióloga favorita, tiene una enfermedad de transmisión sexual, lo mejor es que evites el contacto sexual con ella, hasta que la misma cumpla con su debido tratamiento, para ello puedes esperar por ella o sencillamente, escoger a otra, que cumpla con tus necesidades momentáneas.